BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

Bonos sociales: una herramienta para impulsar un cambio social positivo

Los bonos sociales han sido el segmento del mercado de bonos temáticos que más ha crecido. Los factores que impulsan su popularidad son numerosos, y entre ellos destaca su uso para abordar la desigualdad de género y favorecer las ayudas contra la pandemia.  

Según los datos de Bloomberg, los bonos sociales recaudaron 147.700 millones de dólares en 2020, más de siete veces la cifra recaudada en 2019, situada en torno a los 20.000 millones de dólares. Este notable aumento confirma su atractivo como potencial herramienta para impulsar cambios sociales, como facilitar el acceso a la vivienda, mejorar el acceso a los servicios esenciales y crear empleo.

Gráfico 1: La emisión de bonos sociales aumentó de forma notable en la primera mitad de 2021 (miles de millones USD)

Fuente: Bloomberg

A favor de los bonos sociales: igualdad de género

Aunque se ha avanzado mucho en la igualdad de género en todo el mundo (se trata del objetivo número cinco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible), aún estamos lejos de alcanzarla.

Las repercusiones económicas de la pandemia han aumentado la desigualdad de género, especialmente en lo que se refiere a las diferencias salariales y a la participación en el mercado de trabajo. Según Naciones Unidas, el 25% de las mujeres que trabajan por cuenta propia han perdido su trabajo a causa de la pandemia, frente al 21% de los hombres.

Algunos estudios han confirmado el vínculo entre el desarrollo económico y la igualdad de género. Por ejemplo, un estudio realizado en 2012 concluyó que el empoderamiento de las mujeres y el desarrollo económico están estrechamente relacionados. En general, la desigualdad entre los géneros es mayor en las economías emergentes que en los mercados desarrollados.

Por ejemplo, los países del G20 obtienen una puntuación de 0,08 en el índice de desigualdad de género de las Naciones Unidas 2019, frente a la puntuación de 0,31 que registran los principales mercados emergentes con menor renta per cápita. El índice va de 0 a 1, y a mayor puntuación, mayor desigualdad.

Incluso en los países de renta elevada, la participación de la mujer y su acceso a la actividad económica remunerada siguen estando por debajo de su porcentaje de representación en la población. Según un estudio realizado por Mercer, las mujeres representan el 40% de la mano de obra mundial, pero solo el 7% de las compañías que integran la lista Fortune 500 están dirigidas por mujeres.

La reducción de las diferencias entre los géneros reporta beneficios latentes. La mayor participación de la mujer en el trabajo remunerado puede aumentar la producción económica, mientras que el aumento del nivel de renta de las mujeres puede impulsar el consumo y las finanzas familiares. La mayor participación de las mujeres en el mercado laboral puede contribuir a contrarrestar los efectos negativos del envejecimiento de la población.

Según un estudio de McKinsey, un escenario en el que las mujeres participasen en la economía mundial al mismo nivel que los hombres aumentaría el PIB anual mundial en 28 billones de dólares.

Los bonos sociales y de género pueden ser una herramienta eficaz para promover la igualdad de género. Un ejemplo reciente es IDB Invest, que ha emitido bonos por valor de 122 millones de dólares para financiar proyectos que promuevan la igualdad de género y la situación de la mujer en América Latina y el Caribe.

Banco Davivienda emitió los primeros bonos sociales con enfoque de género de América Latina en agosto de 2020 para financiar préstamos a empresas dirigidas por mujeres en Colombia y a mujeres con bajo nivel de rentas que accedan por primera vez al mercado de la vivienda.

Bonos sociales como ayuda contra la pandemia

La pandemia ha acelerado el crecimiento de la financiación social. Desde principios de 2020, los bonos sociales han registrado un repunte en los volúmenes de emisión, ya que el sector público y las agencias de desarrollo han acudido a la financiación de la deuda para responder al impacto de la pandemia de COVID-19.

Entre 2014 y 2019, un gran número de bonos sociales iban dirigidos a proyectos destinados a promover el acceso a una vivienda asequible. Algunos ejemplos los encontramos en la emisión de deuda por valor de 2.200 millones de dólares del banco estatal holandés NWB destinada a viviendas asequibles y en la emisión de bonos de igualdad de género del National Australia Bank por valor de 384 millones de dólares.

Las medidas de ayuda contra la pandemia han aumentado el número de bonos sociales centrados en cuestiones como la lucha contra el desempleo y el acceso de la sanidad. Por ejemplo, en mayo de 2020, la agencia francesa de prestaciones por desempleo Unédic emitió un bono social por valor de 4.000 millones de euros, al que siguió una segunda emisión de 4.000 millones un mes más tarde.

La mayor sensibilización puede favorecer el cambio social

Más allá de la financiación relacionada con la pandemia, hay una mayor sensibilización con las cuestiones sociales entre los inversores, las empresas y los gobiernos.

La deuda soberana, los bonos supranacionales y los emitidos por las entidades gubernamentales representaron el 80% de toda la emisión de bonos sociales entre 2020 y la primera mitad de 2021, pero se prevé que las instituciones financieras, las empresas y las organizaciones sin ánimo de lucro adquieran un protagonismo cada vez mayor en el sector. Por ejemplo, la Fundación Ford emitió en 2020 bonos sociales por valor de 1.000 millones de dólares.

Las empresas han emitido bonos de sostenibilidad para promover iniciativas de igualdad racial. El año pasado, Bank of America emitió bonos de sostenibilidad vinculados a proyectos de igualdad por valor de 2.000 millones de dólares, con el objetivo de avanzar en la igualdad racial, la oportunidad económica y la sostenibilidad medioambiental.

A medida que va aumentando la popularidad de los bonos sociales, también se impulsará la emisión de renta fija vinculada al empoderamiento económico de las mujeres y a la lucha contra la infrarrepresentación femenina.

Estos instrumentos podrían tener efectos positivos a largo plazo para los emisores y los gobiernos nacionales y regionales, ya que el aumento de las oportunidades para las mujeres puede reducir el riesgo operativo y de reputación y favorecer el crecimiento económico y la cohesión social.

Ciertos avances normativos, como la Taxonomía Social e la UE y el Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles (SFDR) podrían aumentar la confianza de los inversores en el mercado de bonos sociales e incrementar los flujos de capital hacia este segmento del mercado, lo que, a su vez, fortalecería la liquidez de la financiación social en los mercados de capitales de deuda.


Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo.

Artículos relacionados

Sorteando los rápidos en 2022: nuestras perspectivas de inversión en una infografía
Perspectivas de inversión 2022 - Sorteando los rápidos
41:00 MIN
La serie uncapped impact con Sunnova
Autores - Blog
Pulsa en las imágenes para ampliar tu información