BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

Oil refinery aerial view

La progresiva internacionalización del renminbi

China ha reanudado recientemente las conversaciones con Arabia Saudí para liquidar en renminbis algunas transacciones de petróleo, en una medida que muchos agentes del mercado consideran un primer paso para trasladar gradualmente el comercio mundial de petróleo al renminbi desde el dólar estadounidense, creando así el «petroyuán».  

Por otro lado, la crisis entre Rusia y Ucrania ha planteado la posibilidad de que el comercio de petróleo entre Rusia y China se realice en renminbis en lugar de en dólares.

Si Arabia Saudí y Rusia decidieran colaborar con China, las operaciones de petróleo en renminbis podrían aumentar enormemente, y las transacciones podrían pasar a realizarse a través del sistema de pagos chino, el Sistema de Pagos Interbancarios y Fronterizos (CIPS, por sus siglas en inglés), en detrimento del dólar y del sistema SWIFT.

Este sería un gran reto para el sistema del dólar estadounidense, ya que, posiblemente, la categoría de divisa de reserva mundial que tiene el dólar se basa en gran medida en su importancia en los mercados de la energía y las materias primas.

El eje de la supremacía del dólar

En los últimos cuarenta años, uno de los pilares que ha servido para mantener la supremacía mundial del dólar ha sido un sistema financiero mundial basado en el petrodólar. Los productores de petróleo vendían en dólares sus productos a Estados Unidos y al resto del mundo. Reciclaban los ingresos en activos en dólares invirtiendo en mercados del bloque del dólar, lo que contribuía a impulsar al dólar como divisa de reserva mundial.

Esta situación ha convertido al mercado del petróleo y, por extensión, al mercado mundial de materias primas, en el eje que sostiene a Estados Unidos como la superpotencia financiera indiscutible del mundo. Si ese eje cae, la supremacía del dólar empezará a desmoronarse.

La aceptación por parte de Arabia Saudí del renminbi en pago por petróleo podría contribuir a reducir dicha supremacía. La cuestión es si el país, importante aliado de Estados Unidos, está dispuesto a hacerlo.

Podría decirse que a Arabia Saudí le interesa acercarse a China. Según ha informado recientemente Thel Wall Street Journal, el país está cada vez más descontento con los compromisos de seguridad de Estados Unidos en materia de defensa. Por otro lado, China ha reforzado su relación con Arabia Saudí en los últimos años y ha aumentado la inversión en el país, así como la cooperación militar1.

Para equilibrar sus intereses entre China y Estados Unidos, Arabia Saudí podría comerciar con China (y probablemente con el resto de Asia) en renminbis a través del CIPS, y con el resto del mundo en dólares con el sistema SWIFT.

La amenaza del petroyuán

¿Qué grado de amenaza representará el petroyuán para el sistema de pagos basado en el dólar? Es imposible dar una respuesta precisa en este momento, porque las conversaciones sobre el petroyuán aún se prolongarán durante algún tiempo. Podemos obtener alguna pista a partir de las informaciones de carácter público sobre las relaciones y las transacciones de petróleo entre China y otros grandes productores.

En un primer momento, algunos agentes del mercado calcularon que el cambio del dólar al renminbi en la comercialización de petróleo podría hacer que el dólar perdiera operaciones por valor de entre 600.000 millones y 1 billón de dólares al mes2.

Pensemos en un punto medio de 800.000 millones de dólares. Ahora consideremos los datos de SWIFT sobre las divisas utilizadas en los pagos mundiales. En febrero de 2022 (los últimos datos disponibles en el momento de redactar el presente artículo), el renminbi ocupaba el quinto lugar entre las divisas más utilizadas, con un 2,23% del total (véase gráfico 1).

Cada día se transmiten a través de SWIFT mensajes de pago por valor de unos 5 billones de dólares en todo el mundo, lo que equivale a unos 100 billones mensuales si nos basamos en una media de 20 días laborables al mes, por lo que el 2,23% del renminbi supondría unos 2,23 billones de dólares mensuales.

Si añadimos los 800.000 millones de dólares del comercio de petróleo que se liquidarían en renminbis, la participación del yuan en los pagos mundiales ascendería a algo más del 3% en el sistema SWIFT. Aunque se trataría únicamente de un aumento de 0,8 puntos porcentuales, el renminbi desplazaría al yen japonés y se convertiría en la cuarta divisa global más utilizada.

El impacto en el CIPS sería mayor. Según la página web del CIPS, en febrero el sistema procesó mensajes de pago por valor de unos 61.000 millones de dólares al día, unos 12,2 billones de dólares al mes. La suma de 800.000 millones incrementaría el volumen en torno al 7%, hasta alcanzar los 13 billones de dólares al mes.

Pero el impacto podría no acabar aquí. Si Arabia Saudí y Rusia comienzan a utilizar el renminbi para el comercio del petróleo, otros países podrían seguir su ejemplo. En la actualidad, Rusia, Irán, Venezuela e Indonesia ya liquidan algunas de sus operaciones de petróleo con China en renminbis. El volumen y el alcance del uso del renminbi para los pagos internacionales podrían aumentar a medida que más países decidan reducir su exposición al riesgo del dólar.

Hegemonía del dólar: una lenta erosión

Es evidente que nadie espera que el petroyuán desplace al petrodólar y al sistema de pagos basado en dólares a corto plazo. Son muchas las razones que nos llevan a pensar que el desafío del renminbi a la hegemonía del dólar será un proceso prolongado.

Para que el renminbi resulte atractivo como medio de pago, China tendrá que liberalizar sus mercados financieros y su cuenta de capital, permitiendo así a los inversores extranjeros la negociación de activos chinos sin controles burocráticos o de capital. 

El ritmo de liberalización ha sido lento. Dado el gran exceso de deuda de China (se calcula que el ratio deuda/PIB será del 284% en 2021), la rápida liberalización de su cuenta de capital podría provocar una crisis de deuda y divisa que desestabilizara el sistema chino.

Un obstáculo importante es que las divisas de varios de los principales productores de petróleo y gas de Oriente Próximo están vinculadas al dólar estadounidense, como es el caso de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Omán y Catar.  La divisa de Kuwait está vinculada a una cesta de divisas dominada por el dólar. Estas paridades cambiarias actuaron como un elemento de estabilidad para estos países cuando Estados Unidos era el mayor importador de petróleo del mundo.

China ha sustituido a Estados Unidos como el mayor importador de petróleo, lo que pone en entredicho la sostenibilidad de estas paridades. La inercia podría mantenerlas durante mucho tiempo, sobre todo porque el pago del petróleo en renminbis, o en cualquier otra divisa distinta al dólar, plantea un riesgo cambiario al que estos países no han tenido que enfrentarse en varias décadas.

Además, a pesar de años de reformas financieras, China aún no cuenta con un gran mercado de derivados que le ofrezca las herramientas suficientes para cubrir el riesgo cambiario del renminbi.

En última instancia, para favorecer su aceptación, China necesita establecer la credibilidad mundial del renminbi. No obstante, parece que la transformación del futuro sistema mundial de pagos a causa de la intervención de China es ya una realidad, incluso antes de que el renminbi se convierta en una divisa mundial.

Referencias

1 «As Saudi Arabia Cools on the U.S., It Warms to China». Pódcast de The Wall Street Journal, 17 de marzo de 2022, transcripción completa extraída de https://www.wsj.com/podcasts/the-journal/as-saudi-arabia-cools-on-the-us-it-warms-to-china/46e7073c-88b3-4708-8440-e4f72c863e3f

2 «The Petro-yuan: A Momentous Game Changer for the Global Energy Markets, the Global Economy and Sanctions». IAEE Energy Forum, tercer trimestre, pág. 29 – pág. 33. Información extraída de http://www.iaee.org/en/publications/newsletterdl.aspx?id=748 y «China Will ‘Compel’ Saudi Arabia to Trade Oil in Yuan — And That’s Going to Affect the US Dollar». CNBC, 11 de octubre de 2017. Información extraída de https://www.cnbc.com/2017/10/11/china-will-compel-saudi-arabia-to-trade-oil-in-yuan–and-thats-going-to-affect-the-us-dollar.html


Aviso legal

Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo.

Artículos relacionados

Las ciudades asiáticas sostenibles se preparan para el futuro
4 Autores - Blog
Ciudades asiáticas sostenibles: una oportunidad de inversión atractiva y urgente
4 Autores - Blog
Semanal de inversiones – Endurecimiento monetario, pero no en todas partes