BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

Darm storm clouds

No podemos seguir dudando: ha llegado el momento de impulsar la política climática

Según un nuevo estudio elaborado por los Principios para la Inversión Responsable de las Naciones Unidas (PRI), la aceleración de la puesta en marcha de las políticas de cambio climático en 2025 haría factible la consecución del objetivo de limitar el calentamiento global por debajo de los 2º C establecido en el Acuerdo de París. El estudio demuestra que la consecución de un objetivo de 1,5º C exige un incremento inmediato de la acción política, no solo en el ámbito de la energía, algo crucial para su éxito, sino también en el de los alimentos y el uso de la tierra.

La iniciativa «Respuesta Política Inevitable» puesta en marcha por los PRI tiene como objetivo preparar a los inversores institucionales para hacer frente a las oportunidades y los riesgos relacionados con una posible aceleración de las respuestas políticas al cambio climático. Según dicha iniciativa, los gobiernos se verán obligados a actuar de forma más decisiva de lo que lo han hecho hasta ahora, lo que expondrá a las carteras de inversión a un importante riesgo de transición.

El proyecto está dirigido por Vivid Economics y Energy Transition Advisors. Junto a los socios de análisis y los socios estratégicos de los inversores, entre los que se incluye BNP Paribas Asset Management, forman un Consorcio de Previsión de la Transición Climática.

Un escenario desarrollado por y para los inversores

La iniciativa «Respuesta Política Inevitable» (RPI) prevé que las presiones de los inversores, las empresas y la sociedad hacia un objetivo de cero emisiones netas, los impactos climáticos, la volatilidad de los patrones climáticos y la evolución de la tecnología de bajas emisiones de carbono impulsarán a los gobiernos a realizar los cambios necesarios para alcanzar el objetivo de calentamiento global inferior a 2º C para 2025.

Se trata de un escenario construido por y para inversores, por lo que sus resultados resultan más fáciles de utilizar para este grupo, ya sea en la elaboración de un modelo de valoración o riesgo, en la construcción de carteras o en el marco del diálogo activo con las empresas.

A diferencia de otros escenarios climáticos que se realizan con técnicas de ingeniería inversa a partir de un objetivo de temperatura predeterminado, este se basa en una evaluación exhaustiva y realista de las probabilidades en el contexto de la política y las innovaciones tecnológicas, teniendo en cuenta las actuales limitaciones institucionales y de comportamiento.

Mayor hincapié en la transición energética…

A partir de las opiniones de más de 200 expertos a escala mundial, el análisis ofrece un primer desglose regional que muestra un panorama complejo y diverso para los responsables políticos y los inversores.

Describe cómo los profundos cambios normativos que se producirán en los próximos años traerán consigo cambios en todo el sistema energético, entre los que se incluyen: 

  • Los vehículos de emisiones cero representarán en torno al 30% de todos los vehículos en circulación en 2030, lo que acelerará la eliminación del petróleo; la producción y el consumo, que ya están cerca de su máximo histórico, disminuirán significativamente después de 2026-2027.
  • La energía eólica y la energía solar generarán más del 30% de la electricidad mundial en 2030, más del triple del total actual.   

…Y un gran cambio en la alimentación

A diferencia de muchos modelos climáticos, la iniciativa RPI supera un aspecto importante al examinar los sistemas alimentarios y de uso de la tierra y elaborar modelos sobre cómo interactúan con el sistema energético y la economía real. La iniciativa revela que los cambios rápidos en los sistemas alimentarios y de uso de la tierra también desempeñarán un papel fundamental en la limitación del calentamiento global.

El escenario de la iniciativa prevé que se produzcan cambios masivos en la producción de alimentos y que el uso de la tierra se convierta en un sumidero de carbono neto en 30 años. El mundo debería alcanzar el «pico de consumo de carne» en 2030, y las soluciones basadas en la naturaleza ya se están acelerando.

Pero aún no es suficiente

Aun cuando se produjeran estas rápidas transformaciones, no se lograría limitar el calentamiento global a 1,5º C ni se alcanzaría el nivel de cero emisiones netas en 2050. Para ello sería necesario poner en marcha medidas políticas más coordinadas y de mayor alcance, y antes de lo previsto actualmente.

Con el fin de impulsar la promoción de políticas en todo el mundo y contribuir a intensificar las medidas, con la ayuda de los 90 billones de dólares que han comprometido los bancos y los inversores para favorecer el objetivo de cero emisiones netas para 2050, la iniciativa RPI ha desarrollado un nuevo Escenario Político Requerido

Este escenario es comparable al de cero emisiones netas de la AIE. Sin embargo, al profundizar en el análisis de los sistemas alimentarios y de uso de la tierra, ofrece una primera hoja de ruta de las políticas que se necesitan tanto en los sistemas energéticos como en los de uso de la tierra para limitar el aumento de la temperatura a 1,5º C.

Aunque el aumento de los precios del carbono desempeña un papel fundamental a la hora de poner en marcha el cambio, el estudio parece indicar que no sería políticamente viable impulsar los mercados de carbono y la fijación de precios del carbono con la suficiente rapidez como para lograr el cambio necesario.

Por lo tanto, los gobiernos de todo el mundo tendrán que intervenir directamente en los mercados para fijar normas de rendimiento, incluidas prohibiciones estrictas, destinadas a impulsar un cambio radical en el proceso de transición energética.

Estos cambios incluyen los siguientes: 

  • El fin de la deforestación en todo el mundo, idealmente para 2025. Si no, el sistema energético tiene que absorber mayores reducciones de CO2, potencialmente a través de la bioenergía y los sistemas de captura y almacenamiento de carbono.
  • Eliminación del carbón no reducido en China para 2035.
  • Eliminación progresiva de los nuevos coches impulsados por combustibles fósiles en casi todos los mercados para 2040 y transición a una energía vehicular 100% limpia en todo el mundo para 2045.   

2023-2025: un punto de inflexión político

El escenario que prevé la iniciativa RPI señala que en los próximos años se producirán dos importantes circunstancias que impulsarán a los gobiernos a acelerar la puesta en marcha de las políticas climáticas: 

  1. En 2025, los países que firmaron el Acuerdo de París presentarán su tercera ronda de compromisos climáticos tras el Balance Global de 2023. Estos compromisos pondrán de manifiesto lo lejos que estamos de cumplir los objetivos de París e impulsarán la aceleración de las medidas políticas por parte de los gobiernos.
  2. Al mismo tiempo, a medida que se vayan reduciendo los costes tecnológicos y las realidades e impactos del cambio climático se vayan haciendo cada vez más visibles, aumentará la presión de la sociedad civil, las empresas y los inversores sobre los gobiernos nacionales de todo el mundo. 

Hoja de ruta para inversores

La iniciativa RPI está trabajando con sus socios estratégicos, entre los que se incluye BNP Paribas Asset Management, para definir qué datos son fundamentales para los propietarios y gestores de activos a la hora de considerar sus modelos de valoración de empresas y sectores en el contexto de aceleración de los efectos de la política climática.

Los escenarios políticos proporcionan un gran respaldo (y una hoja de ruta mucho más clara) a las inversiones temáticas sostenibles, como las estrategias que BNP Paribas Asset Management ofrece en torno a la transición energética y el medioambiente.  

Entre los resultados de la iniciativa se incluye la evaluación detallada por país de las políticas climáticas que se están planteando, así como su importancia y posibilidad de aprobación relativas. Esta información podría resultar útil para aquellas gestoras que desean desarrollar su estrategia de diálogo activo con las empresas en relación con temas de inversión sostenible.

En nuestra opinión, la previsión de escenarios es fundamental en un mundo en evolución. El nuevo análisis de la iniciativa RPI ofrece una gran cantidad de información que favorece el análisis de las empresas y los sectores y la construcción de carteras, y sirve como guía a iniciativas de inversión responsable en un entorno de transición económica. 

La discrepancia entre los escenarios políticos necesarios y los previstos pone de manifiesto el hecho de que no lograremos el objetivo de 1,5º C sin tomar medidas serias. Las empresas, los inversores y los gobiernos comprometidos a alcanzar un nivel cero de emisiones netas en 2050 deben acelerar sus esfuerzos, ahora más que nunca. Ese es el mensaje principal de la COP26. Descubre más información sobre la COP26: abordando el cambio climático – BNPP AM España inversor profesional (bnpparibas-am.es)


Algunos artículos pueden contener lenguaje técnico. Por esta razón, pueden no ser adecuados para lectores sin experiencia profesional en inversiones. Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo.

Artículos relacionados

11:51 MIN
Talking heads – Cuatro libros sobre el cambio climático
Daniel Morris
2 Autores - Blog
Gestión responsable: cuestiones medioambientales y de remuneración de los directivos
Sostenible por naturaleza: la huella de biodiversidad de nuestra cartera