BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

La industrialización ha recurrido con frecuencia a soluciones químicas para abordar problemas biológicos. Esto es particularmente relevante en tres de las mayores industrias del mundo: nuestra capacidad para cultivar y proteger alimentos, la necesidad de proteger el ganado frente a enfermedades y el imperativo de salvaguardar la salud del ser humano. Con frecuencia, tales soluciones químicas han agravado retos medioambientales y de biodiversidad (sobre todo en la cadena de suministro alimentaria), pero desarrollos innovadores en las ciencias biológicas están a punto de transformar estos sectores de un modo significativo para el medioambiente.

Como gestores de inversiones en el sector medioambiental, nuestra interacción con líderes corporativos nos ayuda a mantenernos al día sobre las últimas tendencias, la innovación y las oportunidades de crecimiento en este ámbito. Con la Serie Uncapped Impact deseamos compartir las ideas y perspectivas que obtenemos a través de estas conversaciones. En esta edición de la serie, nos adentramos en el ámbito de las ciencias biológicas con el Dr. Andrey Zarur, consejero delegado y cofundador de GreenLight Biosciences, para comprender mejor cómo la biología puede utilizarse para abordar algunos de los mayores retos a los que se enfrenta el ser humano.

Soluciones biológicas para abordar problemas biológicos

Un punto de partida fundamental para la empresa fue preguntarse si se necesitan realmente productos petroquímicos tan a menudo para tratar procesos biológicos. El uso de tales sustancias parece contraintuitivo cuando la biología puede ofrecer soluciones sostenibles, limpias y efectivas. Andrey: “Fundamos GreenLight Biosciences como medio para crear una plataforma en la que poder desarrollar soluciones biológicas para abordar los numerosos problemas biológicos a los que nos enfrentamos como especie, que por supuesto incluyen el cultivo de alimentos, el tratamiento de enfermedades, la preservación del medioambiente y el fomento de la biodiversidad.”

El trayecto ha sido largo y arduo. Andrey afirma que, para utilizar la biología para producir un insecticida, por ejemplo, uno debe comprender realmente lo que se necesita a nivel tanto molecular como genético, tras lo cual esos materiales necesitan reproducirse de manera asequible.

El desafío del ARN

El ácido ribonucleico, conocido habitualmente como ARN, es la clave de su enfoque. El ARN sirve de traductor o mensajero que interpreta el código genético de cada organismo vivo del planeta y le dice qué hacer y cómo comportarse. “Es el director que le dice a la vida cómo formarse, cómo florecer, cómo crecer. De este modo, la capacidad de utilizar ARN en un proceso biológico te aporta un control extraordinario sobre esa forma de vida específica”, explica Andrey.

La ciencia sabe desde hace décadas que el ARN puede emplearse para proporcionar soluciones biológicas efectivas (como por ejemplo el control de plagas), pero el reto ha sido hacerlo de forma barata y ampliamente disponible. Cuando se fundó GreenLight Biosciences, el ARN costaba miles de dólares por gramo al producirse químicamente, con lo que soluciones basadas en el ARN para la agricultura nunca iban a ser viables a tal precio.

Andrey y su equipo aceptaron este reto, y tras ocho años de rigurosa investigación científica, encontraron una manera de producir ARN a escala. Los descubrimientos que hicieron posible su trabajo marcaron la diferencia: “De repente teníamos algo igual de efectivo que un producto químico, y tan barato que podía producirse a la misma escala”, comenta.

Reducir el desperdicio de alimentos

La producción alimentaria fue su primer desafío, y en el momento oportuno. En torno a 1200 millones de toneladas de alimentos se pierden en granjas, lo cual se traduce en 2,2 Gt de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Al mismo tiempo, la demanda alimentaria aumenta debido al crecimiento de la población global, mientras que la guerra en Ucrania ha creado problemas de seguridad alimentaria y elevado la inflación de cultivos básicos como el trigo.

Una manera sencilla de abordar este reto es reducir el desperdicio de alimentos. Un 40% de la producción alimentaria se pierde cada año debido a plagas, hongos, patógenos, etc. Una mejor protección de las fuentes alimentarias, con menores efectos secundarios medioambientales que las actuales soluciones químicas, tendría un profundo impacto en la biodiversidad, el cambio climático y el suministro alimentario.  

Andrey explica cómo una nueva generación de métodos de control de plagas basados en el ARN no solo fomentará la seguridad alimentaria, sino que lo hará de un modo sostenible, limpio y respetuoso con el medioambiente: “Además de impedir que estos organismos se coman los alimentos, estamos diseñando de modo que se preserve la biodiversidad, para que la tierra siga siendo productiva para las generaciones venideras.”

Precisión de ARN

La ventaja del ARN frente a la química es que puede ser extremadamente específico y diseñarse para detener los procesos fundamentales de las propias plagas, pero siendo al mismo tiempo inocuo para el resto de insectos y organismos que viven en el mismo entorno y juegan un papel crucial, como los polinizadores. Andrey explica que estas soluciones “operan a nivel molecular, lo cual nos permite personalizar las señales para que sean increíblemente precisas y afecten exclusivamente a la plaga en la que nos concentramos, y a nada más”.

Una ventaja adicional es la resistencia. A medida que se calienta el planeta, muchos hongos se tornan cada vez más resistentes a los fungicidas químicos. En cambio, las soluciones de ARN son una nueva herramienta que puede dirigirse a un número ilimitado de nuevos objetivos. Andrey: “Además de ser seguras y efectivas, son compatibles con las prácticas habituales del agricultor. Este puede utilizarlas en el tractor, del mismo modo que emplearía cualquier producto químico. Pero no es químico, sino biológico.”

El experto cree que, en el futuro, todos los productos químicos en nuestro suministro alimentario podrían sustituirse por soluciones biológicas (fertilizantes, plantas, estimulantes, etc.) altamente específicas y sostenibles.

La salud humana, y más allá

El ARN no solo transformará la producción de alimentos. Andrey pronostica que esta tecnología se utilizará para la práctica totalidad de las grandes categorías de actividad humana. Un ejemplo reciente fue el uso de ARN para crear con rapidez vacunas contra el COVID-19, pero también se están desarrollando vacunas para otras enfermedades infecciosas y dolencias como el cáncer. Asimismo, está previsto el desarrollo de terapias basadas en ARN que podrían tener un impacto enorme en los trastornos crónicos y genéticos. Andrey prevé que “el ARN será una categoría sanitaria tan importante para la salud humana como las terapias genéticas o las basadas en proteínas. En la próxima década se convertirá en una de las principales categorías de productos sanitarios.”

Además de mejorar la salud humana, esta tecnología puede utilizarse ampliamente para asegurar el bienestar animal, con aplicaciones que abarcarán desde la protección del ganado hasta la lucha contra las plagas domésticas. Su potencial es infinito.

Necesidad de financiación paciente

Para que las soluciones de ciencias biológicas alcancen su potencial abordando los numerosos y apremiantes problemas del mundo, se necesitará financiación adicional, y la industria de la gestión de activos jugará un importante papel a este respecto. En palabras de Andrey, “las soluciones que estamos intentando comercializar se necesitan ahora”.

Reconoce que la financiación que necesita su empresa debe ser paciente y a largo plazo, pues los cambios fundamentales en la forma en que cultivamos alimentos y brindamos seguridad alimentaria a nivel global no van a producirse de la noche a la mañana. “Ojalá pudiera ocurrir en un trimestre, pero la realidad no solo requiere que se invente una nueva ciencia, sino también un cambio fundamental de comportamiento en todo el mundo. Esto es algo que nos proponemos lograr en cuestión de años, si no décadas. Por consiguiente, necesitamos inversores muy alineados con la creación de valor a largo plazo que estas innovaciones pueden aportar al mercado”, explica.

Andrey cree que la industria de la gestión de activos y los mercados de capitales pueden jugar un importante papel en la lucha contra el cambio climático, aportando el capital de explotación necesario, pero también ofreciendo a otros inversores un valioso voto de confianza. Si bien reconoce que la rentabilidad es importante para tales inversores, piensa que lo es igualmente la capacidad de demostrar un impacto mensurable. Como muchos inversores hoy en día, no quiere que “su dinero vaya a parar a algo rentable en el próximo trimestre, pero a costa del futuro de mis hijos”.

Al igual que GreenLight Biosciences, estamos trabajando hacia un futuro en el que todo el mundo pueda comer, tenga acceso a medicinas y sea capaz de vivir en un mundo en paz y armonía. Esto nos lleva a seguir buscando empresas con impacto que respaldan los ecosistemas a través de la creación de soluciones limpias y sostenibles para los problemas del mundo. Tales compañías tienen potencial de ejercer un cambio real y salvar vidas, y a través de nuestro apoyo nos enorgullece ser una parte fundamental de ese trayecto.

Información importante

La mención de compañías específicas en el presente material se realiza únicamente con fines ilustrativos. Así, no constituye incitación alguna a la compra de dichos valores, ni ningún tipo de recomendación o asesoramiento de inversión

Disclaimer

Algunos artículos pueden contener lenguaje técnico. Por esta razón, pueden no ser adecuados para lectores sin experiencia profesional en inversiones. Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo.

Artículos relacionados

9:05 MIN
La serie uncapped impact: agrotecnología y seguridad animal y humana (2ª parte)
2 Autores - Blog
11:03 MIN
La serie uncapped impact: agrotecnología y seguridad alimentaria (1ª parte)
2 Autores - Blog
13:16 MIN
Talking heads – La inversión en la nube no es una moda pasajera
Daniel Morris
2 Autores - Blog