BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

Semanal de inversiones: sorpresas inflacionistas

Ha sido una buena semana para los activos de riesgo, ya que los mercados han revaluado las funciones de reacción de los bancos centrales tras el cambio de postura del Banco de Inglaterra. Después se conocieron los datos de IPC de octubre en Estados Unidos.   

Aumenta el número de casos de COVID-19

Los nuevos casos diarios de COVID han aumentado a aproximadamente 465.000, liderados por el incremento registrado en Europa, donde la tasa de infección ha aumentado a unos 260.000 casos diarios.

Aunque han disminuido en los últimos dos meses, las tasas de infección siguen siendo elevadas en Estados Unidos, en torno a 70.000 casos diarios.

En China, los nuevos casos diarios no parecen estar disminuyendo, lo que apunta a riesgos a corto plazo para el consumo.

Los gobiernos de todo el mundo muestran poco interés por volver a imponer restricciones, salvo en el caso de China, donde no parece muy probable que las autoridades vayan a desviarse de su enfoque de cero tolerancia al COVID antes de los próximos Juegos Olímpicos de invierno que se celebrarán en Pekín en febrero de 2022. Las elevadas tasas de infección podrían provocar nuevas interrupciones en las cadenas de suministro y escasez de mano de obra en China.

La pastilla antiviral contra el COVID podría ser un verdadero punto de inflexión

El pasado 5 de noviembre, Pfizer anunció que su tratamiento oral antiviral contra el COVID-19, que reduce el riesgo de hospitalización o muerte en un 89%, se encontraba en una fase avanzada del ensayo clínico. Dicho ensayo se centraba en 775 pacientes adultos no vacunados con COVID-19 entre leve y moderado y con riesgo de que la enfermedad se agravara.

Los resultados del ensayo fueron alentadores: el 0,8% de los participantes que recibieron el fármaco antiviral fueron hospitalizados en los tres días posteriores al inicio de los síntomas, frente al 7% que recibieron placebo. Ninguno de los pacientes que recibieron el fármaco murió, frente al 1,6% de los que recibieron placebo.  

Los tratamientos con antivirales son sencillos, fáciles de administrar y más baratos que otros tratamientos. Además, son menos complicados de producir que las vacunas. Podrían convertirse en una herramienta complementaria para lograr convertir al COVID-19 en una enfermedad manejable.

El cambio de postura del Banco de Inglaterra confundió a los mercados

La semana pasada, el Banco de Inglaterra sorprendió a los mercados manteniendo sin cambios los tipos de interés. La medida no solo afectó al mercado británico, ya que la decisión del Banco de Inglaterra pareció indicar que los bancos centrales, al enfrentarse a crisis de costes, podrían mostrarse más estrictos de lo esperado en relación con los tipos de interés. El mercado británico de renta fija subió, ya que los inversores deshicieron las posiciones que anticipaban una subida de tipos.

El Banco de Inglaterra ha decidido evitar una subida inmediata de tipos de interés, y ha optado por mantener su tipo de referencia en un mínimo histórico de 0,10%, a pesar de haber publicado su previsión de inflación más elevada de los últimos diez años. La entidad prevé que la inflación en el país alcance el 5% la próxima primavera, y el Comité de Política Monetaria (CPM) del banco central afirmó que lo más probable era que se necesitara una subida de tipos de interés «en los próximos meses».

Sin embargo, la necesidad de hacer frente a la inflación se consideró menos urgente de lo que hacían pensar las declaraciones realizadas el mes pasado por el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, que afirmó que al CPM «tendría que actuar» para frenar las subidas de precios. La decisión de mantener sin cambios los tipos de interés confundió a los mercados financieros, que estaban convencidos de que el Banco de Inglaterra estaba preparado para endurecer su política monetaria, subiendo su tipo principal al 0,25% por primera vez desde 2018.

El CPM trató de calmar la inquietud de los mercados con indicios que apuntaban a que la entidad aún tendría que tomar medidas para controlar la inflación. Sin embargo, Bailey no precisó cuándo comenzarían a aplicarse dichas medidas. Cuando se le pidió que concretara la expresión «en los próximos meses», el gobernador señaló que había «varias reuniones [del CPM] en los próximos meses». Señaló que el Banco de Inglaterra no subiría los tipos al 1% a finales de 2022, tal y como esperaban los mercados, ya que sus previsiones apuntaban a que la inflación caería por debajo de su objetivo del 2% a medio plazo si la entidad decidiera endurecer hasta tal punto su política monetaria.

Tras el cambio de postura del Banco de Inglaterra, y los comentarios de la Reserva Federal de Estados Unidos, en el sentido de que las presiones inflacionistas reflejan factores previsiblemente transitorios, los inversores decidieron reducir sus posiciones infraponderadas en duración. El rendimiento de la deuda de la eurozona y de los títulos del Tesoro estadounidense cayó con fuerza cuando los inversores revaluaron las funciones de reacción de los bancos centrales.

Recuperación del crecimiento del empleo en Estados Unidos en octubre

Los últimos datos de empleo han sido sólidos. Durante el mes de crearon 531.000 puestos de trabajo, con notables revisiones al alza del crecimiento del empleo en agosto y septiembre. Estas cifras sitúan el empleo 4,2 millones por debajo del nivel prepandémico, y en torno a 7,5 millones por debajo de la tendencia previa a la pandemia.

Si la economía logra mantener el ritmo de creación de empleo registrado en los últimos seis meses durante todo el año próximo, Estados Unidos volvería a las condiciones de empleo prepandémicas a finales de 2022. En circunstancias normales, resultaría sorprendente que se mantuviera este ritmo de crecimiento del empleo, sobre todo teniendo en cuenta que la economía no podrá beneficiarse de grandes estímulos fiscales en 2022. Sin embargo, en la actualidad, hay varios millones más de empleos vacantes de lo habitual, lo que debería favorecer la situación del mercado laboral.

Si lo analizamos por sectores, resulta evidente que la reducción de los casos de COVID registrada desde mediados de septiembre ha favorecido el aumento del empleo en aquellos sectores más sensibles a los efectos del virus y a la percepción de riesgo de infección (como los bares, el transporte, los hoteles, etc.). Al mismo tiempo, la creación de empleo en la economía en general (sector manufacturero, servicios empresariales, etc.) mantuvo su solidez, con más de 300.000 nuevos empleos.

A pesar de la sólida demanda de mano de obra, la participación de la población activa registró pocos cambios, lo que provocó una nueva caída de la tasa de desempleo, que se sitúa en el 4,6%. La gran pregunta es en qué medida representa dicho porcentaje la atonía del mercado laboral general. El crecimiento salarial mantuvo su solidez, con aumentos especialmente importantes en el sector del ocio, lo que parece indicar que la demanda de trabajadores ha continuado superando a la oferta. La posibilidad de que esto continúe ocurriendo durante el primer semestre del próximo año será crucial para determinar las perspectivas de política monetaria.

En la rueda de prensa del pasado 3 de noviembre, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, señaló que la entidad estaba entrando en modo «gestión de riesgos», buscando un equilibrio entre su deseo de que el mercado laboral vuelva a los niveles de empleo de 2019 y el riesgo de que la inflación supere el objetivo establecido durante más tiempo del deseado.

La Cámara de Representantes aprueba el proyecto de ley de infraestructuras de Joe Biden

La Cámara de Representantes ha aprobado el proyecto de ley de infraestructuras de Joe Biden por valor de 1,2 billones de dólares, en lo que supone una importante victoria para el presidente estadounidense tras meses de luchas internas en el partido demócrata.

La votación supone una victoria legislativa muy necesaria para Biden, que se enfrenta a una caída de los índices de popularidad y a las derrotas que ha registrado recientemente su partido en varias elecciones importantes.

Aumento de las presiones inflacionistas en Estados Unidos

Volviendo al aumento de las presiones de precios, los datos más recientes muestran que el índice de precios al consumo aumentó un 6,2% en octubre con respecto al nivel registrado hace un año. Se trata del mayor aumento mensual desde 1990, lo que refleja un aumento generalizado de los precios. El IPC mensual subió un 0,9% desde septiembre, marcando así la mayor subida en cuatro meses. Ambos datos superaron las expectativas de consenso.

La subida de los precios de la energía, la vivienda, los alimentos y los automóviles impulsó el aumento registrado en octubre y parece indicar que las presiones inflacionistas podrían estar generalizándose. Ante la solidez de la demanda, las empresas estadounidenses han ido aumentando los precios de los servicios y los bienes de consumo, mientras que los cuellos de botella de las cadenas de suministro y la escasez de trabajadores cualificados impulsan los precios al alza.

La inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y los alimentos, que muestran una mayor volatilidad, aumentó un 0,6% en octubre con respecto a los datos de septiembre, y un 4,2% en términos interanuales. Se trata de la mayor subida anual desde 1991.

Los costes de la vivienda, que son un componente más estructural del IPC y representan en torno a la tercera parte del índice, subieron un 0,5% en octubre (la mayor subida en cuatro meses), ante la subida de los alquileres y los precios de la vivienda. Los precios de los automóviles nuevos subieron un 1,4% en octubre, ya que la escasez mundial de semiconductores continuó limitando los inventarios e impulsando al alza los costes de producción. El precio de los coches de segunda mano subió un 2,5%.

Los datos revirtieron gran parte de la caída registrada por el rendimiento de los títulos del Tesoro estadounidense tras la decisión del Banco de Inglaterra. Las expectativas relativas al nivel de los fondos federales en un año subieron 15 puntos básicos. El mercado de renta variable estadounidense registró una venta generalizada, y las empresas de crecimiento sensibles a los tipos de interés reales mostraron una especial debilidad.


Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo.

Artículos relacionados

13:21 MIN
Talking heads – La renta fija multisectorial puede aportar mucho valor
El ciclo de crecimiento chino cambia de rumbo
4:41 MIN
Macroeconomía y mercados en 2022: reequilibrio de la oferta y la demanda