BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

Lighthouse

Semanal de mercados: Leones, tigres y osos

Los recientes datos de inflación estadounidense han tenido un impacto negativo e inmediato en la mayoría de los mercados: en el mes de agosto, la inflación general se situó en el 8,3%, frente a la previsión de consenso del 8,1%, mientas que la inflación subyacente fue del 0,6%, cuando las expectativas del mercado apuntaban a un 0,35%. Los inversores contaban con una ralentización de la inflación. Y, sin embargo, en muchos países se ha acelerado (véase gráfico 1). Lo preocupante es que parte de la aceleración del IPC subyacente ha venido impulsada por los precios de la vivienda, donde la inflación tiende a ser más «rígida».  

Fuente: Haver, BNP Paribas Asset Management. Información a 14 de septiembre de 2022.

Nota: inflación subyacente interanual, salvo que se indique lo contrario. Azul para agosto, verde para julio.

Algunos esperaban que los bancos centrales pausaran las subidas de tipos de interés, pero estas esperanzas parecen haberse desvanecido. La venta generalizada registrada el mes pasado por los activos de riesgo ya venía impulsada por el aumento de las expectativas de subida de tipos. Los bancos centrales habían dejado claro que estaban dispuestos a hacer lo que fuera necesario para controlar la inflación y que los tipos de interés iban a estar en niveles elevados durante más tiempo de lo que muchos esperaban.

Tras los últimos datos de la inflación de los precios al consumo en Estados Unidos, las expectativas de subidas de tipos han aumentado aún más (véase gráfico 2), con el previsible impacto negativo en el mercado de renta variable, especialmente entre las empresas de crecimiento. La previsión relativa al nivel máximo de subida de tipos de interés en Estados Unidos se sitúa ya próxima al 4,5%, aunque los mercados siguen esperando que la Reserva Federal cambie de tendencia y comience a recortar los tipos en la primavera de 2023. En nuestra opinión, los tipos de interés se mantendrán en niveles elevados durante todo el año 2023.

Fuente : Bloomberg, BNP Paribas Asset Management. Información a 14 de septiembre de 2022

La subida de los tipos de descuento no es el único riesgo para la renta variable. En Europa continental, los pobres resultados que han registrado los mercados se han debido al aumento de las expectativas de tipos, al igual que en Estados Unidos. Y ello a pesar de que los índices europeos de renta variable se muestran en cierto modo menos sensibles a los tipos de interés que los estadounidenses, dada la mayor orientación del mercado hacia el valor.

Diversidad de expectativas

Sin embargo, el deterioro de las expectativas de crecimiento ha tenido más peso. En Estados Unidos, los índices de gestión de compras continúan apuntando a un sólido crecimiento: los datos más recientes sitúan el índice de manufacturas elaborado por el Institute of Supply Management en 53 y el índice de servicios en 57.

Por el contrario, los índices europeos están ya por debajo de 50, ya que el impacto de la crisis energética resulta cada vez más evidente. Y eso a pesar de que aún queda mucho para el invierno. Los índices de gestión de compras cuyo componente de servicios se ha situado por encima de 50 se han visto impulsados por la buena temporada de viajes vacacionales. La debilidad del euro ha atraído a muchos turistas estadounidenses, pero es probable que dicho impulso desaparezca con el fin del verano.

No obstante, Estados Unidos no es inmune al deterioro de las perspectivas de crecimiento. La previsión de beneficios empresariales (excluido el sector de las materias primas) para el trimestre actual ha caído más de un 7% desde el mes de junio, lo que sitúa la previsión de crecimiento interanual de los beneficios en solo 3,5%. Aunque dicha cifra puede acabar siendo demasiado optimista.

¿Recesión y crecimiento de los beneficios?

Muchos economistas e inversores prevén una recesión en Estados Unidos en 2023. Sin embargo, la previsión de crecimiento de los beneficios empresariales se mantiene en el 7,5%, mientras que, en una recesión, estas cifras de beneficios suelen caer en torno al 20%-30%.

No es que las previsiones de los analistas no coincidan con el sentimiento de los inversores, sino que parecen poco realistas. El ratio entre inversores alcistas y bajistas se sitúa actualmente próximo a sus mínimos históricos, a una desviación estándar por debajo de su media a largo plazo. Sin embargo, la previsión de crecimiento anual de los beneficios del 7,5% también se encuentra en el tramo bajo, aunque no tanto. La media a largo plazo está en el 13,8%, por lo que, de hecho, la previsión de consenso está casi a la mitad (véase gráfico 3).

Fuente : Bloomberg, BNP Paribas Asset Management. Información a 14 de septiembre de 2022.

No estamos señalando que estas previsiones de crecimiento de los beneficios vayan a cumplirse. Para que la inflación estadounidense cumpla el objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal, el crecimiento de la economía tendrá que ralentizarse de forma significativa, y es probable que los beneficios empresariales se vean especialmente afectados por dicha desaceleración.

Aviso legal

Algunos artículos pueden contener lenguaje técnico. Por esta razón, pueden no ser adecuados para lectores sin experiencia profesional en inversiones. Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo.

Artículos relacionados