BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

La UE está intensificando los esfuerzos para hacer frente al calentamiento global. La fijación de un nuevo objetivo de reducción de la contaminación, más estricto que el anterior, podría servir de incentivo económico para que las empresas encuentren una forma de realizar su actividad que resulte más respetuosa con el medio ambiente.

Esa es la conclusión que extrae Mark Lewis , director global de análisis y sostenibilidad, después de que la Comisión Europea anunciara su nuevo objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % de aquí a 2030 como punto de partida para alcanzar el objetivo de neutralidad climática en 2050, en el marco del Pacto Verde Europeo.

Reducción de las emisiones: objetivo necesario y urgente

En su opinión, no solo se trata de un objetivo realista, sino también necesario y urgente, dada la continua sucesión de desastres naturales que están relacionados con el clima y que deberían servir como llamadas de atención, como los incendios forestales de Australia y Canadá, los huracanes e incluso las elevadas temperaturas y los incendios registrados en la tundra siberiana.

Se trata también de un objetivo alcanzable, entre otras cosas porque ya se están haciendo importantes avances en el proceso de descarbonización del sector energético europeo, lo que ya supone una reducción de las emisiones.

Además, la caída de la actividad económica y social provocada por las medidas destinadas a evitar la propagación del COVID-19 también han favorecido la reducción de emisiones. Aunque el alivio de las restricciones ha provocado un nuevo aumento, es posible que la pandemia haya contribuido a cambiar los comportamientos de forma estructural, que aumente el número de personas que opten por seguir trabajando desde casa y que la reducción de los viajes de negocios y de turismo de larga distancia se prolongue en el tiempo.

Cae el coste de la energía renovable

En lo que respecta al coste de la descarbonización, las tecnologías de energía renovable resultan cada vez más baratas. También están mejorando las baterías, que son la clave del almacenamiento de energía solar y eólica, lo que favorece un almacenamiento más eficiente y conlleva ventajas en términos de costes.

Entre las fuentes alternativas de energía, el hidrógeno «verde» debería desempeñar un papel más destacado, ya que la descarbonización no es posible únicamente a partir de fuentes de energía renovable. El Pacto Verde de la UE ha convertido al hidrógeno verde en una prioridad. Se prevé que las inversiones acumuladas en hidrógeno renovable en Europa se sitúen entre los 180.000 y los 470.000 millones de euros de aquí a 2050. Además, el modelo que se ha empleado en los últimos años para ampliar las fuentes de energía renovable podría utilizarse también para aumentar el hidrógeno verde.

Precio del carbono: crecen los incentivos para la transición hacia otros combustibles

El nuevo y ambicioso objetivo de reducción de emisiones conlleva también cambios en el mercado de carbono, también conocido como Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (ETS, por sus siglas en inglés). Este sistema de comercio de derechos de emisión, que establece de forma previa unos límites máximos, funciona con unos permisos comercializables que los emisores de ciertos sectores deben entregar cuando emiten en un año determinado una tonelada de CO2.

El número de permisos está limitado, y los límites máximos van reduciéndose cada año para fomentar que los emisores vayan optando por tecnologías más respetuosas con el medio ambiente. El precio queda fijado en función de la oferta y la demanda.

Lo más probable es que el nuevo objetivo provoque una importante reducción del límite fijado, lo que a su vez impulsaría al alza el precio del carbono, ya cerca de sus máximos históricos, y aumentaría el coste de la contaminación, incrementando así la presión sobre los distintos sectores para que aceleren su proceso de transición hacia fuentes de energía con menor emisión de carbono.

Es probable que algunas compañías decidan no vender los permisos que no vayan a necesitar en un año determinado para utilizarlos en el futuro, dada la reducción de los límites máximos, lo que también impulsaría al alza el precio del carbono. Así, el encarecimiento del carbono actuará como incentivo para la descarbonización.

El precio del carbono ya está cerca del nivel que permite la transición hacia otros combustibles, es decir, cerca del nivel en el que las empresas de suministros públicos se animan a explotar instalaciones de gas, más ecológicas, frente a instalaciones que utilizan energía procedente del carbón, lo que podría indicar que el mecanismo de fijación de precios del carbono podría aplicarse de forma más generalizada.

Ampliación del alcance en la UE y en el exterior

Aunque la demanda de derechos de emisión se vio afectada por la caída de la actividad registrada durante el segundo trimestre a causa de las medidas de confinamiento, se prevé un nuevo aumento de dicha demanda cuando el alcance del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión se extienda a otros sectores como el de transporte por mar o carretera.

Un enfoque más integral permitiría a la UE reducir las emisiones de forma drástica y reforzar el papel de dicho régimen como principal impulsor de la reducción de emisiones.

De igual modo, el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión podría extenderse fuera de Europa. De hecho, pensamos que el mundo en su conjunto debería plantearse mucho más seriamente cómo reducir las emisiones. Un mercado de precios del carbono que funcione de forma adecuada puede aumentar el ahorro de eficiencia y ofrecer a los emisores un incentivo económico para desarrollar su actividad de una manera más respetuosa con el medio ambiente para nuestro futuro común.

Más


Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo.

Artículos relacionados

21:41 MIN
Semanal de mercados: consecuencias de la cumbre COP26 en las carteras de inversión (leer o escuchar)
Autores - Blog
Pulsa en las imágenes para ampliar tu información
Bonos sociales: una herramienta para impulsar un cambio social positivo
10:47 MIN
Semanal de mercados - Cambio climático: adaptarse o... (leer o escuchar)