BNP PARIBAS ASSET MANAGEMENT - TM Factor investing 1440x300

La inversión por factores

Nuestro enfoque patentado "Factor Investing", basado en años de investigación académica, con sus reconocidas competencias (11.000 millones de euros en este campo) y con una larga experiencia por parte de sus equipos (desde 2008), está disfrutando de un creciente éxito entre los inversores.

  • El factor investing selecciona la renta variable o fija con criterios que han demostrado su capacidad de crear valor de forma estable y duradera a largo plazo.
  • Los modelos cuantitativos desarrollados nos permiten construir carteras seleccionando valores en función de cuatro factores o estilos de gestión que se basan en los fundamentales empresariales (Quality & Value) y en pruebas empíricas (Low Volatility & Momentum).
  • Gracias a su enfoque sistemático y transparente, el factor investing también permite obviar los sesgos cognitivos y abordar la inversión de forma más racional lo que se traduce, básicamente, en un mejor control del riesgo y de la rentabilidad.

 

Nos guste o no, es frecuente que nuestra toma de decisiones incluya un cierto grado de irracionalidad. Esto se debe, en particular, al importante papel que juegan las emociones en la forma en la que percibimos nuestro entorno y evaluamos los distintos escenarios posibles. Sin embargo, este método emocional de toma de decisiones – que algunos llamarían intuitivo – también puede engañarnos en ciertas situaciones distrayéndonos de la lógica pura.

Las ciencias cognitivas han analizado este fenómeno e identificado algunas de las reacciones características que nos alejan de la lógica “racional”: los sesgos cognitivos.

La existencia de estos sesgos influye directamente en la manera en que pensamos y tomamos decisiones. Este es particularmente el caso cuando tomamos decisiones de inversión.

Los factores, hacia un enfoque más racional de la inversión

Para obviar estos sesgos, se han desarrollado enfoques de gestión puramente sistemáticos. Se basan en el uso de modelos cuantitativos para construir carteras seleccionando valores de acuerdo a diferentes factores. Estos factores corresponden a criterios, como la volatilidad o los datos financieros, que permiten seleccionar los valores cuyo perfil de rentabilidad/riesgo es mejor que el de los índices tradicionales, según ha demostrado la investigación académica. Es lo que llamamos inversión factorial o factor investing.

Estos factores son similares a los grandes “estilos de inversión” de los gestores discrecionales, pero la utilización de una metodología sistemática permite, por una parte, eliminar la subjetividad inherente a los análisis humanos y, por otra, abordar de manera eficiente y homogénea universos de inversión de varios cientos o incluso miles de valores.

Por último, los 4 factores que hemos optado por utilizar están asociados a conceptos explicables,  justificados por una lógica económica y son complementarios: Quality, Value, Low-Risk, Momentum.

La inversión factorial: un nuevo enfoque de gestión de cartera

El smart beta, y en particular el factor investing, se posiciona en la encrucijada de tres grandes tipos de gestión:

  • La gestión de índices que utiliza reglas de construcción predefinidas y transparentes
  • La gestión discrecional, mediante la búsqueda de vectores de rentabilidad a largo plazo y de factores justificados por la lógica económica
  • La gestión cuantitativa, cuyas técnicas ofrecen varias ventajas:
  • Objetividad de las decisiones de inversión
  • Posibilidad de evaluar históricamente el comportamiento de los factores
  • Capacidad de operar en universos de inversión amplios
  • Y posibilidad de calibrar el riesgo con precisión

Este enfoque factorial es cada vez más popular entre los inversores porque ofrece una exposición eficaz, transparente y sistemática a los factores que generan la rentabilidad de los mercados.

El valor de las inversiones y los ingresos que producen pueden aumentar o disminuir y existe la posibilidad de que los inversores no recuperen su inversión inicial.

Nuestras estrategias de inversión factorial

Estrategia Low Volatility

Estrategia Guru ™

Estrategia DEFI

El enfoque Low volatility o baja volatilidad se centra en un factor – el factor baja volatilidad – para seleccionar valores. Este factor se basa en una observación contraintuitiva de que la asunción de riesgos en inversiones en renta variable no es remuneradora y de que una selección de valores menos arriesgados tiende, en promedio, a ofrecer una mejor relación rentabilidad/riesgo a largo plazo. Esta estrategia pretende, por lo tanto, reducir la volatilidad (riesgo) de la cartera y limitar el impacto de las contracciones del mercado, al tiempo que se beneficia de los períodos alcistas. La estrategia GURU ™ se define como un enfoque fundamental con una fuerte convicción, basado en tres factores: calidad (quality), valorización (value) y momentum. Esta metodología de inversión se inspira en las técnicas utilizadas por famosos gestores de activos durante casi un siglo (Benjamin Graham, Warren Buffet, Peter Lynch…), de ahí el nombre de Guru ™. Los valores se seleccionan de acuerdo con un método llamado best-in-class, que consiste en clasificar los valores de acuerdo con los tres factores y seleccionar aquellos con la mejor puntuación global. El enfoque DEFI (Diversified Equity Factor Investing) es un enfoque multifactorial basado en cuatro factores clave de los mercados de renta variable: calidad, valorización, baja volatilidad y momentum. Este enfoque destaca porque ofrece una exposición equilibrada a los factores, manteniendo un presupuesto de riesgo igual para cada uno de los 4 factores, y porque permite un control preciso de los principales parámetros de riesgo – beta y tracking error – de la cartera.

Por lo tanto, la inversión factorial es un enfoque particularmente eficiente en los procesos de selección de valores, tanto en los mercados de renta variable como en los mercados de renta fija (bonos del Estado y corporativos).

Compartir esta página: