visuel_factor_investing_630x215

La inversión por factores

Más allá de una gestión activa o pasiva

Parvest Equity World Low Volatility

Parworld Quant Equity Europe Guru

Los sesgos conductuales explican por qué tantos inversores, tanto profesionales como amateur, cometen errores. Se sienten atraídos de forma irracional a inversiones con escasas probabilidades de éxito o a aquellas que conocen mejor. Suelen subestimar la relevancia del análisis de los aspectos fundamentales y a menudo se muestran reacios a cambiar de opinión. Y esa es la razón por la que nosotros no operamos así.

Denis Panel, Head of Multi Asset, Solutions and Quantitative Investments, BNP Paribas Asset Management

Esta opinión animó a nuestros expertos a desarrollar una nueva generación de estrategias sistemáticas denominadas de smart beta (de beta inteligente) o de factor investing (inversión por factores).

La inversión por factores ha provocado una profunda transformación en el panorama de la gestión de activos.

Anteriormente, los inversores solo podían elegir entre una gestión activa (centrada en buscar fuentes de rentabilidad) y una inversión pasiva (que fomenta la construcción de una cartera transparente en función de un índice dado).

Por su parte, la inversión por factores nos permite ahora disfrutar de lo mejor de ambas opciones: una sólida rentabilidad potencial y una elevada transparencia en la selección de valores.

Estas estrategias emplean las conclusiones de distintos análisis que han identificado estilos de inversión particulares que normalmente usamos los humanos y que suelen conocerse como factores. Los factores abarcan aspectos tales como: invertir en compañías de calidad, comprar títulos baratos o que ofrezcan un buen valor, adquirir títulos con un riesgo menor y la inversión en títulos con tendencia alcista (o momentum investing). Un análisis académico ha demostrado que estos “factores” o estilos de inversión están relacionados con una rentabilidad superior a largo plazo y normalmente se sustentan en una justificación económica racional.

Aunque la adquisición de títulos que presentan valoraciones atractivas es una estrategia ganadora a largo plazo, no siempre es perfecta. Como humanos que somos, nuestro estilo de inversión a menudo es víctima de nuestras emociones, lo que puede dar lugar a decisiones subjetivas. No obstante, la inversión por factores se implementa de forma sistemática para eliminar toda su objetividad de las decisiones de inversión. Al invertir de un modo carente de emociones y totalmente estructurado, empleando amplios universos de inversión, se pueden aprovechar las ineficiencias del mercado. De hecho, muchas de estas ineficiencias se producen porque otros inversores se centran excesivamente en aspectos tales como superar a su índice de referencia o porque se dejan llevar por la última tendencia del mercado. Asimismo, las restricciones normativas pueden influir negativamente en las decisiones de inversión.

La mayoría de los inversores acaba ignorando parte de la rentabilidad potencial que pudiera captarse de forma eficiente mediante estrategias de factores sistemáticas y no emocionales.

 

Por qué BNPP AM tiene la experiencia necesaria para dar respuesta a este reto específico

BNP Paribas Asset Management (BNPP AM) lleva desde 2008 en la vanguardia de la revolución que ha supuesto la inversión por factores gracias a sus extensas y muy diversificadas capacidades de análisis.

La experiencia de BNPP AM en los ámbitos de la inversión tanto activa como pasiva es una ventaja básica a la hora de crear soluciones que sean tanto innovadoras como útiles para sus inversores.

Gracias a ella, los inversores pueden elegir entre distintas estrategias de inversión por factores que operan con diversas clases de activos:

RENTA VARIABLE

La gama Guru comprende una serie de estrategias fundamentales de alta convicción basadas en tres factores: calidad, valoración y momento. Usando los datos de consenso de miles de analistas de renta variable de amplios universos y sin apenas restricciones, estas estrategias han obtenido, hasta ahora, una rentabilidad muy buena con tan solo cumplir con las reglas básicas de la inversión en renta variable: invierta en buenas compañías y obtendrá buenos resultados a largo plazo. Y el excelente historial obtenido desde 2008 tiende a demostrar la veracidad de esta afirmación.

La gama de productos de baja volatilidad abarca una serie de estrategias que emplean un único factor, la baja volatilidad, en una sencilla selección de valores basada en filtros. Este factor tiene que ver con el sorprendente descubrimiento de que el riesgo no resulta práctico para la inversión en renta variable y que elegir títulos con un riesgo menor puede mejorar tanto los riesgos como los resultados de las carteras de renta variable. Por lo tanto, estas soluciones defensivas son sumamente complementarias para cualquier cartera diversificada de gestores, principalmente cuando las cosas se complican en los mercados.

La gama DEFI (Diversified Equity Factor Investing) emplea cuatro factores: la baja volatilidad y los otros tres que ya vimos en Guru. Esta gama proporciona soluciones mixtas de renta variable y libres de plazos que se ajustan para tener en cuenta el riesgo relativo del índice de referencia. Su objetivo es tener una rentabilidad por encima del índice en cuestión o de un grupo de fondos usando un nivel predefinido de riesgo relativo. A nuestro juicio, la fortaleza de este enfoque hace que sea especialmente idónea para las inversiones clave de toda cartera.

BONOS

La estrategia Bond World Income aplica el enfoque basado en factores a la inversión en los mercados de renta fija: de crédito y bonos gobierno. Emplea el factor de bajo riesgo (similar al enfoque de baja volatilidad de la renta variable) para crear una cartera de bonos corporativos.

El valor de las inversiones y las rentas que generan pueden tanto subir como bajar y existe la posibilidad de que los inversores no recuperen su desembolso inicial.

Compartir esta página: