Asset_Allocation_630x215
Estrategias de inversión, Mensual de asignación de activos

Flash de asignacion de activos – 25 de junio de 2018

27 June 2018 - Guillermo Felices, Head of Research and Strategy & Colin Harte, Head of Research - MAQS

RESUMEN: Pese a las tensiones comerciales, las preocupaciones sobre el crecimiento global y unos mercados más volátiles que durante 2017, nuestro escenario básico sigue siendo uno de sólido crecimiento global e inflación contenida, lo que sustenta nuestro optimismo con respecto de la renta variable, con preferencia por los títulos de la Eurozona, donde observamos unas perspectivas de crecimiento de los beneficios positivas y posibilidades de expansión de márgenes

  • Esperamos una mayor calma en los mercados para los próximos meses, y hemos identificado varios temas que pudieran provocar cambios: (i) El mercado de crudo seguramente haya tocado techo dado que ha descontado gran cantidad de buenas noticias relacionadas con la oferta, la demanda y la geopolítica. (ii) La divergencia relativa en materia de política monetaria de la Reserva Federal estadounidense y el BCE ya está prácticamente descontada. Por ello, esperamos que el USD se estabilice frente al EUR y que el diferencial entre la rentabilidad de los bonos de Alemania y los del Tesoro de Estados Unidos (UST) se ajuste tras casi un año de ampliación. (iii) Unos mercados de tipos más estables en Estados Unidos, con un USD también más estable, deberían resultar favorables para las divisas de los mercados emergentes (ME) y, por consiguiente, para la deuda local de los ME.
  • En línea con estas opiniones, recientemente hemos adoptado una posición larga en bonos del Tesoro de EE. UU. frente a los bonos alemanes a cinco años, y buscaremos oportunidades de incrementar la exposición larga en divisas emergentes, por ejemplo, aumentando nuestra posición larga ya existente en deuda local de los ME.
  • Los riesgos principales para nuestro escenario básico alcista pudieran deberse a sorpresas con la inflación o a una escalada de las tensiones comerciales que pudiera dar lugar a una ralentización económica global.
  • Nuestros análisis de la dinámica del mercado (análisis técnico de dinámica, condiciones financieras, indicadores dinámicos del mercado, supervisión de la liquidez) ya marcaban un cambio en el entorno a principios de 2018, y prevén un mercado más febril. En este contexto, mantenemos nuestro optimismo con respecto de los activos de riesgo para los próximos meses, aunque seguiremos muy atentos a los movimientos del mercado.

Tras el excelente rendimiento de los activos de riesgo durante 2017, los mercados han tenido que hacer frente a algunos problemas peliagudos estos últimos meses. Los movimientos ocurridos en el mercado durante los tres últimos meses son un claro ejemplo de este nuevo y más complicado entorno (Figura 1).

Los datos de la renta variable distan de haber sido uniformes: la rentabilidad ha sido positiva en la Eurozona, seguida por la de Estados Unidos, con la de los mercados emergentes más atrás, ya en territorio negativo.

 

 

 

Sobre el mismo tema:
Asset_Allocation_4_630x215
11 July 2018

RESUMEN: El segundo trimestre de 2018 estuvo marcado por las tensiones comerciales, las preocupaciones por Italia y por el crecimiento en Europa así como por la presión sobre los activos de los mercados emergentes y de los activos relacionados con China. No obstante, no todas las noticias fueron malas para los mercados. La renta variable de EE. UU. y el petróleo batieron a otros activos de riesgo y a los mercados de crédito (excepto a la 'periferia' europea) y los mercados emergentes han mantenido la estabilidad / Prevemos mercados más tranquilos y hemos identificado los siguientes factores como desencadenantes de ello: (i) El petróleo probablemente ha alcanzado un máximo, dado que ya ha descontado muchas buenas noticias sobre la demanda, la oferta y la geopolítica. (ii) La divergencia relativa entre las políticas monetarias de la Reserva Federal y del BCE también está descontada en gran parte. En consecuencia, esperamos que el USD se estabilice frente al EUR y que el diferencial entre los bonos del Tesoro de EE. UU. y los soberanos alemanes se reduzca. (iii) La mayor estabilidad de los mercados de tipos en EE. UU. y del USD debería favorecer a las divisas emergentes y, en consecuencia, también a la deuda emergente denominada en divisa local

Asset_Allocation_630x215
8 June 2018

Los mercados se vieron afectados por tres frentes distintos en mayo: (i) la escalada del riesgo político en Italia, (ii) la debilidad del crecimiento (especialmente en Europa) y (iii) la fortaleza del USD, que se dejó notar en los mercados emergentes / En Italia, el mercado está preocupado por los excesos fiscales y por las perspectivas de enfrentamientos entre el nuevo gobierno y las autoridades europeas. Como resultado, la deuda de la Eurozona 'periférica' se desmoronó. Los mercados italianos probablemente seguirán siendo volátiles mientras los inversores vayan asumiendo las noticias, la evolución de la política y los datos económicos / Hay señales de ralentización en el crecimiento en los últimos datos, especialmente en la Eurozona. No obstante, creemos que es complicado argumentar un giro en el ciclo económico tan pronto. Aunque los datos se han debilitado, la actividad sigue expandiéndose tanto en los países desarrollados como en los emergentes / El sufrimiento de los mercados emergentes se debió fundamentalmente a las mayores rentabilidades en EE. UU. y a la fortaleza del USD. A nuestro modo de ver, la deuda de estos países ofrece valor y las todavía bajas rentabilidades en Estados Unidos la favorecen pero es necesario que el sentimiento hacia el USD y hacia el riesgo global se estabilice para que la deuda emergente pueda apreciarse significativamente

Asset_Allocation_630x215
4 May 2018

RESUMEN: Al igual que en febrero, la rentabilidad de los bonos del Tesoro de EE. UU. subió de tal forma que lideraron los mercados, pero esta vez los efectos fueron más visibles en el USD y en los mercados emergentes que en la renta variable / Creemos que hay varios factores que explican la subida: (i) tanto la inflación de EE. UU. como el petróleo alcanzaron máximos anuales en abril, (ii) los datos macroeconómicos de EE. UU. han sido lo suficientemente fuertes como para que la Reserva Federal siguiese normalizando los tipos de interés, y (iii) los mercados de tipos están más preocupados por la emisión de deuda del Tesoro de EE. UU. / Es complicado que se den las condiciones para que los tipos aumenten a corto plazo pero, cuando se retome el endurecimiento de la política monetaria, creemos que ello no impedirá que la renta variable siga apreciándose siempre y cuando el crecimiento sea fuerte / La fortaleza del USD refleja los datos de actividad económica decepcionantes en el G10 y en los mercados emergentes frente a EE. UU. Esto cuadra con las menores expectativas de que los bancos centrales de Europa y Japón normalicen sus políticas monetarias / Es posible que el USD se siga apreciando pero dudamos de que este movimiento prosiga a medio plazo a no ser que las perspectivas de crecimiento de EE. UU. sigan diferenciándose de las del resto del mundo

Mensual de asignación de activos – Junio de 2018

Los mercados se vieron afectados por tres frentes distintos en mayo: (i) la escalada del riesgo político en Italia, (ii) la debilidad del crecimiento (especialmente en Europa) y (iii) la fortaleza del USD, que se dejó notar en los mercados emergentes / En Italia, el mercado está preocupado por los excesos fiscales y por las perspectivas de enfrentamientos entre el nuevo gobierno y las autoridades europeas. Como resultado, la deuda de la Eurozona 'periférica' se desmoronó. Los mercados italianos probablemente seguirán siendo volátiles mientras los inversores vayan asumiendo las noticias, la evolución de la política y los datos económicos / Hay señales de ralentización en el crecimiento en los últimos datos, especialmente en la Eurozona. No obstante, creemos que es complicado argumentar un giro en el ciclo económico tan pronto. Aunque los datos se han debilitado, la actividad sigue expandiéndose tanto en los países desarrollados como en los emergentes / El sufrimiento de los mercados emergentes se debió fundamentalmente a las mayores rentabilidades en EE. UU. y a la fortaleza del USD. A nuestro modo de ver, la deuda de estos países ofrece valor y las todavía bajas rentabilidades en Estados Unidos la favorecen pero es necesario que el sentimiento hacia el USD y hacia el riesgo global se estabilice para que la deuda emergente pueda apreciarse significativamente

Trimestral de asignación de activos – Julio 2018

RESUMEN: El segundo trimestre de 2018 estuvo marcado por las tensiones comerciales, las preocupaciones por Italia y por el crecimiento en Europa así como por la presión sobre los activos de los mercados emergentes y de los activos relacionados con China. No obstante, no todas las noticias fueron malas para los mercados. La renta variable de EE. UU. y el petróleo batieron a otros activos de riesgo y a los mercados de crédito (excepto a la 'periferia' europea) y los mercados emergentes han mantenido la estabilidad / Prevemos mercados más tranquilos y hemos identificado los siguientes factores como desencadenantes de ello: (i) El petróleo probablemente ha alcanzado un máximo, dado que ya ha descontado muchas buenas noticias sobre la demanda, la oferta y la geopolítica. (ii) La divergencia relativa entre las políticas monetarias de la Reserva Federal y del BCE también está descontada en gran parte. En consecuencia, esperamos que el USD se estabilice frente al EUR y que el diferencial entre los bonos del Tesoro de EE. UU. y los soberanos alemanes se reduzca. (iii) La mayor estabilidad de los mercados de tipos en EE. UU. y del USD debería favorecer a las divisas emergentes y, en consecuencia, también a la deuda emergente denominada en divisa local