Información de inversión, Opinión y tendencias globales, Weekly strategy update

La marea sigue subiendo en los mercados de valores globales

26 January 2018 - Andrew Craig, Head of Financial Market Analysis & Publications

¿Por qué está tan baja la volatilidad?

El presente artículo pudiera contener lenguaje técnico. Por ello, no se recomienda para lectores que no cuenten con experiencia profesional en el ámbito de la inversión.

Los mercados de valores de todo el mundo han arrancado con fuerza durante las primeras semanas del 2018 (véase el Gráfico 1). A fecha del 23 de enero, el índice MSCI All-Country World ya ha subido un 6,3 % desde principios de año.

Gráfico 1: Los mercados globales de valores han arrancado el año con fuerza

ES 1

El inicio de este ejercicio ha sido espectacular, y se produce después de que el índice haya obtenido resultados positivos durante todos los meses de 2017. De hecho, no ha tenido un mes malo desde octubre de 2016.

El patrón por el que los mercados de valores de los países desarrollados han estado superando sus máximos vez tras vez ha sido una característica de 2017: el índice estadounidense S&P 500 cerró con máximos históricos en más de 60 ocasiones el pasado ejercicio. Y gracias a la sobresaliente evolución de las acciones de compañías tecnológicas y de Internet de gran capitalización, el índice Nasdaq cerró también con más de 75 nuevos máximos históricos en 2017, rompiendo así un récord de 1999.

Durante 2017, el S&P 500 subió más del 19%, convirtiéndose en el sexto mejor ejercicio de los últimos 20 años. Según los índices S&P Dow Jones, 2017 fue también el primer año natural (según datos recopilados desde 1928) en el que la rentabilidad total (es decir, la rentabilidad incluidos también los dividendos) del S&P 500 fue positiva todos los meses.

Para finales de enero, el índice paneuropeo STOXX 600 ascendió a su nivel más alto desde 2015, mientras que el Xetra Dax 30 ya ha alcanzado un máximo histórico (no olvidemos que el índice principal para los títulos alemanes es uno de rentabilidad total, que rastrea tanto los dividendos y la rentabilidad de capital de sus componentes como los movimientos en el precio de las acciones, por lo que estructuralmente supera nuevas cotas con más frecuencia).

¿Por qué está tan baja la volatilidad?  

Algunos de los factores que están rebajando la volatilidad son:

  • Unos tipos de interés bajos y predecibles, al proceder los bancos centrales con gran prudencia a la hora de desactivar sus políticas monetarias poco convencionales.
  • El mayor repunte sincronizado del crecimiento económico mundial desde 2010, que ha sembrado la esperanza de que la economía mundial ya haya abandonado la sala de reanimación en la que llevaba desde la Gran Crisis Financiera de 2008/09.
  • Los cambios en materia tecnológica de los mercados financieros, como el desarrollo de los fondos cotizados y los instrumentos financieros con los que los inversores pueden “vender volatilidad”.

¿Y qué pasará después? ¿Podrá seguir la racha durante todo 2018? 

Como dice el proverbio, no hay mal (ni bien) que cien años dure. No obstante, el entorno económico está favoreciendo en este momento a la renta variable y, como ya señalamos en nuestras Perspectivas de inversión para 2018, los bancos centrales seguirán siendo compradores importantes de activos financieros hasta bien entrado 2018. La marea está alta, pero no da la impresión de que vaya a bajar a corto plazo.

¿Nos encontramos ante una burbuja de los mercados de valores?

Con este panorama, no sorprende que desde ciertos sectores se esté evocando la idea de una “burbuja” del mercado. Es decir, que en vista de que las cifras no paran de subir, los inversores que todavía no se hayan apuntado a la fiesta tirarán la toalla y se sumarán al resto, lo que impulsará aún más al mercado y provocará nuevas oleadas de capitulaciones.

Cuantificar estos cambios en la psicología de las masas es un arte, no una ciencia. Nosotros nos conformaremos con observar que existe una notable ausencia de euforia en este momento y que la temporada de resultados está empezando con buen pie. A nuestro juicio, las valoraciones de los títulos estadounidenses están empezando a ser excesivas, pero somos optimistas con respecto de los títulos europeos y japoneses, por sus valoraciones inferiores y por el potencial que ofrecen de que el crecimiento de los beneficios supere las expectativas del mercado.

Sin pinchazos en los mercados de bonos

En enero se han producido ventas importantes en los mercados de bonos soberanos. Como resultado de ello, la rentabilidad de los bonos del Tesoro a 10 años de Estados Unidos, el valor de referencia, ha subido hasta el 2,60 % y se acerca a los niveles de marzo de 2017, mientras que la de los bunds alemanes a 10 años superó el 0,50 %, una cota que no alcanzaba desde el pasado julio.

Gráfico 2: Cambios en la rentabilidad de los bonos soberanos (Japón, EE. UU., Reino Unido y Alemania) entre 2000 y el 23/01/2018

ES 2

El mercado al alza de los bonos se encuentra ya en su trigésimo sexto año. Inevitablemente, un crecimiento económico mayor hace que los inversores se planteen si continuará el régimen de bajos tipos de interés.

A nuestro juicio, las fuerzas que han empujado a la baja la rentabilidad de los bonos son seculares y funcionan a largo plazo (por ejemplo, los impulsos deflacionarios de la globalización, la tecnología y el envejecimiento de la población), y creemos que seguirán llevando la voz cantante. Nuestra previsión es que la rentabilidad de los bonos a 10 años se mantenga en rango en torno a niveles históricamente bajos durante la mayor parte del año por la ausencia de presiones inflacionarias y por el ritmo glacial al que se retiran las políticas acomodaticias por parte de los bancos centrales principales.

Sobre el mismo tema:

4 May 2018

Mensual de asignación de activos – Mayo de 2018

RESUMEN: Al igual que en febrero, la rentabilidad de los bonos del Tesoro de EE. UU. subió de tal forma que lideraron los mercados, pero esta vez los efectos fueron más visibles en el USD y en los mercados emergentes que en la renta variable / Creemos que hay varios factores que explican la subida: (i) tanto la inflación de EE. UU. como el petróleo alcanzaron máximos anuales en abril, (ii) los datos macroeconómicos de EE. UU. han sido lo suficientemente fuertes como para que la Reserva Federal siguiese normalizando los tipos de interés, y (iii) los mercados de tipos están más preocupados por la emisión de deuda del Tesoro de EE. UU. / Es complicado que se den las condiciones para que los tipos aumenten a corto plazo pero, cuando se retome el endurecimiento de la política monetaria, creemos que ello no impedirá que la renta variable siga apreciándose siempre y cuando el crecimiento sea fuerte / La fortaleza del USD refleja los datos de actividad económica decepcionantes en el G10 y en los mercados emergentes frente a EE. UU. Esto cuadra con las menores expectativas de que los bancos centrales de Europa y Japón normalicen sus políticas monetarias / Es posible que el USD se siga apreciando pero dudamos de que este movimiento prosiga a medio plazo a no ser que las perspectivas de crecimiento de EE. UU. sigan diferenciándose de las del resto del mundo

10 April 2018

Trimestral de asignación de activos – Abril 2018

RESUMEN: Cuatro elementos han agitado los mercados y la volatilidad de la renta variable en el 1T. (i) la preocupación por la inflación y la menor flexibilización de los bancos centrales, (ii) la escalada del proteccionismo comercial, (iii) datos de actividad económica decepcionantes, especialmente en Europa; y (iv) más riesgo de regulación severa en el sector tecnológico de EE. UU. / Tras el repunte de enero, las preocupaciones por la inflación provocaron la corrección de febrero, que se magnificó por factores técnicos. / El proteccionismo aumenta: La administración Trump pilló a los mercados desprevenidos con nuevos aranceles a los bienes chinos. Creemos que la probabilidad de una escalada significativa sigue siendo baja. / Los datos de actividad no estuvieron a la altura de lo esperado por el mercado, especialmente en Europa, pero los fundamentales siguen siendo robustos y no prevemos un cambio de ciclo a corto plazo. Esta situación junto a la inflación que sigue contenida refuerza nuestra visión macroeconómica positiva para la renta variable. / El sector tecnológico ha sido el motor que ha propiciado la revalorización de la renta variable de EE. UU. en los últimos años. Ahora los inversores están reevaluando este liderazgo, ya que algunos gigantes tecnológicos se enfrentan a regulaciones más estrictas.

7 March 2018

Mensual de asignación de activos – Marzo de 2018

RESUMEN: Revisión del mercado: El repunte de los activos de riesgo está en marcha pero los precios siguen por debajo de los máximos anteriores / ¿Nos debe preocupar la inflación? Creemos que el repunte será moderado / ¿Puede la renta variable comportarse bien con subidas de tipos? Sí, pero esto suele ocurrir por el crecimiento de los beneficios / ¿Qué activos seguros pueden proteger ante el ciclo restrictivo de la Fed? Los bonos pueden funcionar como refugio pero no son infalibles

Mensual de asignación de activos – Febrero de 2018

RESUMEN : La renta variable global cayó fuertemente y las rentabilidades de los bonos aumentaron, lo que ha corregido la revalorización previa de enero / La corrección se inició con la publicación de la gran revalorización de los salarios por hora en EE.UU. pero parece que su magnitud se exacerbó por razones técnicas del mercado / El crecimiento sólido y el contagio limitado de la volatilidad de la renta variable a otros mercados, como los tipos de interés, las divisas y los países emergentes, cuadran con la ruptura técnica

Compartir esta página: