BNP AM

El inversor sostenible para un mundo en evolución

Perspectivas de renta fija: el carácter temporal de la inflación

Autores - Perspectivas y análisis
Pulsa en las imágenes para ampliar tu información
18/11/2021 · 3 Min

Ha quedado claro que las actuales presiones inflacionistas no son estrictamente transitorias. Las tensiones de las cadenas de suministro se han mostrado más persistentes, mientras que la escasez de mano de obra podría prolongarse durante varios meses. La inflación «transitoria» podría durar entre 12 y 24 meses, tiempo suficiente para desestabilizar las expectativas de inflación.  


Esta es una versión abreviada de nuestras últimas perspectivas de renta fija  


La inflación estadounidense está adquiriendo un carácter más persistente, lo que debería convencer a la Reserva Federal de que, a partir de septiembre de 2022, están justificadas las subidas de tipos de interés a un ritmo de 25 puntos básicos por reunión. En lo que respecta a los vencimientos más largos, esto muestra la debilidad del argumento para descontar una prima de riesgo por inflación o rendimiento real.

Nuestro objetivo para el rendimiento de los títulos del Tesoro a 10 años a final de 2021 es del 1,75%, y del 1,90% para final del primer trimestre de 2022. Mantenemos una infraponderación en duración en los títulos del Tesoro a 5 años. Pensamos que el valor razonable de la tasa de inflación implícita a 10 años podría situarse en torno al 2,30%, pero la preocupación actual por la inflación está provocando entradas constantes de flujos que podrían mantener la inflación implícita entre el 2,50% y el 2,75%. Mantenemos un posicionamiento neutro en las tasas de inflación implícita.

En la eurozona, es probable que el rendimiento real de los títulos a más corto plazo y las tasas de inflación implícita continúen recibiendo el respaldo del mercado durante el cuarto trimestre del año. En nuestra opinión, las expectativas de inflación a más largo plazo estarán contenidas, lo que nos lleva a mantener un posicionamiento a favor de un aumento de la pendiente de la curva de tipos y una pequeña posición corta en inflación implícita en el tramo largo de la curva.

En lo que respecta a los riesgos de duración, los flujos de inversión procedentes de los fondos Next Generation de la Unión Europea y de los planes de recuperación de los países individuales podrían favorecer un crecimiento superior a la tendencia a largo plazo en los próximos trimestres. Sin embargo, el aumento de las expectativas de inflación y el incremento de los costes de producción podrían reducir los beneficios empresariales y el nivel de renta disponible de los consumidores, creando importantes riesgos bajistas para el crecimiento y limitando el potencial alcista de los rendimientos.

Los diferenciales de deuda corporativa de los mercados desarrollados se han mantenido en niveles reducidos, y no pensamos que vayan a aumentar de manera notable en los próximos meses, ya que los inversores favorecen el crédito corporativo frente a la deuda soberana. Las ajustadas valoraciones dejan poco margen para una nueva reducción de los diferenciales, pero las perspectivas relativas a la calidad del crédito han mejorado ante los recientes resultados de beneficios empresariales.

Mantenemos un posicionamiento entre neutro y negativo en duración para Europa y Estados Unidos, ante las perspectivas de subida de los tipos de interés. Favorecemos los sectores cíclicos, ya que las perspectivas de las compañías de crecimiento parecen positivas. El mayor énfasis en el gasto y el crecimiento por parte de las empresas podría beneficiar a los accionistas, pero no tanto a los diferenciales de crédito. Nos centramos en las valoraciones tácticas en un entorno de mayor dispersión de los resultados.

En los mercados emergentes, la presión alcista sobre la inflación ha obligado a algunos bancos centrales a subir los tipos de interés; del resto, la mayoría se encuentra en las etapas finales de su ciclo de recortes de tipos. Esta circunstancia afecta a los tipos de los mercados emergentes, pero pensamos que hay oportunidades selectivas entre los títulos de alto rendimiento. En concreto, la deuda asiática de alto rendimiento resulta atractiva, tras el aumento de los diferenciales provocado por el repliegue hacia activos de calidad.


Todos los pareceres expresados en el presente documento son los del autor en la fecha de su publicación, se basan en la información disponible y podrían sufrir cambios sin previo aviso. Los equipos individuales de gestión podrían tener opiniones diferentes y tomar otras decisiones de inversión para distintos clientes. El presente documento no constituye una recomendación de inversión. El valor de las inversiones y de las rentas que generan podría tanto bajar como subir, y es posible que el inversor no recupere su desembolso inicial. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son garantía de rentabilidades futuras. Es probable que la inversión en mercados emergentes o en sectores especializados o restringidos esté sujeta a una volatilidad superior a la media debido a un alto grado de concentración, a una mayor incertidumbre al haber menos información disponible, a una liquidez más baja o a una mayor sensibilidad a cambios en las condiciones sociales, políticas, económicas y de mercado. Algunos mercados emergentes ofrecen menos seguridad que la mayoría de los mercados desarrollados internacionales. Por este motivo, los servicios de ejecución de operaciones, liquidación y conservación en nombre de los fondos que invierten en emergentes podrían conllevar un mayor riesgo.

Artículos relacionados

Semanal de inversiones: una lección de historia
Semanal de inversiones: sorpresas inflacionistas
La Reserva Federal comienza a retirar sus medidas de estímulo